Siempre hay alguien que está peor.


septiembre 12, 2006

Caminante no hay camino

Hay personas que viven su vida en un apacible color rosado. Serán medidas en sus juicios, no tendrán sobresaltos y resolverán situaciones extremas con gran sentido común. Ese, precisamente, no es mi caso. Lo mío siempre será blanco o rojo. Por ejemplo, años atrás tuve que hacer terapia porque padecía de vértigo. Pero vértigo en serio, el de no poder subir una escalera. Hoy practico escalada en muro (acá iría un auspicio de Perú Beach), porque es el único deporte que me gusta. Y cuanto más alto subo, mejor.
Con la religión me pasa algo así: soy atea confesa, de esas que no creen en nada. Aunque tuve una época de delirio mísitico y anduve evangelizando indios por el Chaco, en mí siempre prevaleció la razón sobre la fé. ¿A qué viene esto?, nada, excepto que dentro de quince días tengo que ir caminando hasta Luján. Hacer setenta kilómetros a pie, por bocona. Y lo más triste, es la tercera vez que me pasa. O sea, yo me encargo de negar a Dios, y Dios se encarga de hacerme quedar en ridículo. Ni siquiera son promesas, sino compromisos ante otros. La primera vez (hace muchos años) mi marido estaba sin trabajo y se nos venía el mundo encima. Un familiar insistía en convertirme, tanto persistía en su propósito que al sólo efecto de sacarmelo de encima le dije: "mirá, si consigue un buen trabajo antes de fin de mes, hago la procesión a Luján". Eso fue un día 23, el 28 lo llamaron de una empresa (en la que aún sigue) para que se incorpore al personal. Por supuesto, cuando le informé a este pariente que nuestro problema estaba solucionado, me recordó mis palabras. Y así durante dieciocho horas, con los pies ampollados pero la frente alta marché al oeste. Eso sí, de escuchar la misa no había dicho nada, así que, lo justo es justo, la omití y me tiré a dormir en las escaleras del cementerio hasta que un alma caritativa me llevara de regreso a casa.
La segunda vez estabamos ante la posibilidad de concretar un cambio importante, para el que necesitabamos el aval de un allegado. Todo parecía simple, excepto que al momento de realizarlo, el allegado se negó. Tanto lloraba yo, que una amiga tratando de calmarme, me trajo una estampita de un santo que jamás había escuchado nombrar: San Expedito. La acepté sólo para no desairarla, pero la pegué en el costado de la heladera, frente a la pared. Pasó un mes, la oportunidad se nos iba de las manos y yo aceptaba el fracaso como un hecho. No recuerdo que cosa estaría haciendo en la cocina (cocinar, seguro que no), que golpeé sin querer el refrigerador y San Expedito cayó a mis pies. Lo primero que me sorprendió fue la fecha de emisión de la tarjeta, casualmente el día de mi cumpleaños. Lo segundo, la iglesia donde se lo veneraba: Sagrada Familia, el colegio al que asistí en mi infancia, y lo tercero, que éste se encontraba en la provincia de Santa Fe, donde nací. La curiosidad pudo más que la herejía, y leí la oración. A modo de posdata, el santo prometía cumplir los pedidos a cambio de hacerlo conocer. "Ah bueno", pensé, "si este me consigue un aval, lo hago famoso". Yo no acostumbro a jurar en serio, pero les juro que a la media hora me llamó por teléfono una persona que acababa de regresar de Europa, y cuando le dije de nuestra dificultad, se ofreció inmediatamente a solucionarla. No me quedó otro remedio que contarle a todos que la causa de nuestra felicidad se la debíamos a un santo y a su cuervo procastinador.
El año pasado mis padres pasaban un momento terriblemente difícil de salud. Los médicos no me daban esperanzas con ninguno y yo no sabía como resolver la situación. Entre tanta angustia, recibí un llamado telefónico de aquel familiar que estuvo conmigo cuando no teníamos trabajo, y sus primeras palabras fueron "acordate de Luján". "Sí, me acuerdo", le contesté. "Pero esta vez no creo que sirva de mucho, tanto que acá el milagro debería ser doble. Creeme que me camino nuevamente hasta allá si se cumple". Y el milagro se cumplió. Y yo estoy preparando zapatillas y mochila para partir. Porque no creo en santos, vírgenes ni dioses. Pero que los hay, los hay.


Comentarios:
Llévate gasas y esparadrapo, también, por si las ampollas. Suerte y entusiasmo! Un besote.

PD: Acabo de recordar que mi abuela, cuando yo tenía exámenes, ponía velas a sus santos para que me echaran una mano. Pero luego, si suspendía, me decía que tenía que haber estudiado más, que los santos solos no podían hacer nada. Y en cambio, si aprobaba, me decía que era gracias a sus oraciones, sin dar una mínima importancia a mi trabajo. Siempre pensé que era al revés, y que los santos me castigaban, por atea. :p
 
Cuando mi hija tiene que rendir una materia (vaya ilusión, ¡una!. Varias, todos los años), le aviso a Barbarita y ella prende una vela. Al final aprueba siempre, antes o después, y te aseguro que en esos casos, es mérito de los santos, Malenita.
 
Yo soy de la generación de los 80. O sea voy, pido y pago en metálico. Sn antonio pues, heredado de mi Mamá, que también era a veces atea.
!!Arriba el doble estandar!!
 
¿Cómo? ¿cómo se paga en metálico? ¿a quién le das plata? ¡¡Porqué yo nunca me enteré de eso, las contracturas que me hubiese ahorrado!!
 
Ginger:

Se supone que lo que los santos quieren es que, a cambio de un milagro, hagas un sacrificio, no? (Porque nada es gratis, nena, en esta vida. Hasta ellos se las cobran).

Por qué no cambias la promesa inproductiva de ir caminando a Luján por ir a cuidar un chico o un viejo que está solo y enfermo?
Supongo que Santo Expedito no va a enojarse...
 
Ud hace la gran "no da puntada sin hilo". Ni hablarle a Ud del plan de ahorro previo ¿no?
 
Explícote: como no entras a la iglesia, no has visto que al lado del santo en cuestión hay alcancias, ahí vas y le das... yo por ejemplo echo todo lo que tenga en monedas... a veces duele más que una ampolla en la pata.
 
Así, visto como puro intercambio comercial, ya me gusta más. ¿Quieres un favor? Lo pagas. Pero tengo la misma duda que Ginger... ¿a dónde se hace el giro? ¿los santos tienen apartado de correos? ¿quién marca la tarifa? ¿hay libro de reclamaciones? ¿te dan un recibo? ¿puedes devolver el milagro si no te satisface? Ufff, creo que vuelvo a las rogativas tradicionales, es menos lío.
 
¿Pero esa alcancía no va a los bolsillos de los curas y demás estamentos eclesiásticos? ¿Qué porcentaje le llega al santo?
 
Buenas seoras y seores!

Yo hereje confesa, atea recalcitrante sólo camino por mandato de la diosa belleza (que me tiene abandonada) para mantener las carnes donde deben estar.
 
En cambio a mi me interesa mucho lo de Barbarita, se le manda la vela o ella va y prende cualquiera?... ah! y cuánto cuesta? todavía acepta pedidos?,esta especializada en exámenes universitarios solamente?
 
En cambio a mi me interesa mucho lo de Barbarita, se le manda la vela o ella va y prende cualquiera?... ah! y cuánto cuesta? todavía acepta pedidos?,esta especializada en exámenes universitarios solamente?
 
Justo me diste el pie para contar una discusión que tuve cierta vez con un cura.
Pero primero te respondo: porque eso ya lo hago, estoy inscripta en un programa de ayuda a la tercera edad del gobierno de la ciudad, y me encargo de los trámites para asistencia social de personas sin recursos. Pero es por humanidad y no por religión.
Te decía lo del cura: siempre les discutí a los católico el tema de las promesas, para mí es más válido ser solidario con otro que el autoflagelo, por llamarlo de alguna manera. El cura me explicó que el "agradecimiento" se basa en el sacrificio personal. Que uno alimente a un chico, por ejemplo, está muy bien pero es un aporte que debería ser cotidiano, y el esfuerzo del que lo hace es relativo. Caminar hasta Luján es una ofrenda directa entre la Virgen y el caminante.
En mi caso, irme a Luján es cumplir una palabra dada, más que venerar a un santo.
 
¿Plan de ahorro previo? Vos decis, Big, ir un día hasta Morón, otro día de Morón hasta La Reja, y así sucesivamente. ¡¡qué buena idea!!

Claro Pal, a mi me preocupa lo mismo que a Malenita, ¿con qué comisión se queda el cura, eh?.
Barbarita me hace el favor, y a pedido mío, además de puro buena que es, para no recibir e-mails de queja porque la desgraciadita que me tocó en suerte hace cualquier cosa menos estudiar.
 
Hola Tía Ganga!, pero mija, justamente la mejor manera de tener todo en su lugar es caminando, por eso, cuando quiero adelgazar me voy a Luján.
 
Yo camino Ginger, regularmente 10 km x dia por la costa del Nahuel Huapi siempre que el clima lo permita vio? Pero nunca para cumplir ese tipo de promesas (esta hereje tambien confiesa que alguna vez hizo y cumplió una promesa por el estilo)
 
A ver chicas, uds. quieren el milagrito o no? entonces si cuando van a pedir un crédito al banco no preguntan si ahí se particípa en negocios armamentistas, o si tienen acciones en algo que tiene que ver con la guerra de algún lado, por ejemplo, por qué se ponen tan fijadas con el cura?
Nada es perfecto, ni los santos, ni sus managers.
(seré sincera, yo pienso en lo mismo que uds., y nunca sé si no sería más digno ampollarme los piés... )
 
ESo demuestra que vos tenés alma. A mí, ni los santos me dan pelota. Carajomierda.

Besos y agua bendita.
 
Igual cuando puedas mandame una de San Expedito. Por lo menos me hace reír el nombre.

Besos y oraciones.
 
Tía Ganga, te juro que la próxima vez que prometa algo, será irme a caminar con vos bordeando el Nahuel Huapi. Ah!, y mi marido me va a tener que pagar el pasaje, porque promesas son promesas!
 
Uy Pal, estoy a punto de pedir un crédito en el banco (de verdad verdadera). Pero si le llego a decir semejante cosa al gerente no me la dá ni a palos!
 
Duda, no te rías de San Expedito o se te rompe el lavarropas!
 
Yo, Católico confeso, nunca realice ninguna de esas caminatas, y eso que por acá abundan, tampoco realice promesa a cambio de algo nunca. Por lo general pido y agradezco en una sola oración y lo hago directamente con el jefe.
Pero todo pasa por como cada quien vive su religiosidad, por ejemplo en mi pueblo es muy común que un matrimonio haga la siguiente promesa: "Si me das tal o cual cosa te prometo que no le corto el pelo a mi hijo hasta que cumpla 10 años" Entonces podes ver pobres niños de 8 años con los pelos hasta el piso, y adquieren el mote de "Promeseros", obvio , nadie le puede hacer entender a los padres que así no vale, que los que se tienen que sacrificar son ellos y no el niño, no entran en razón por mas que se lo explique el propio papa.
Pero bueno, lo tuyo Ginger pasa mas por bocona que por otra cosa, tiene mas pinta de apuesta perdida que de promesa, a caminar caracho!!!!!!
 
y...pero se podrìan ir acumulando los kms caminados y hacer despuès un plan canje....mmm, no, yo como sacerdote hubiera sido un salame
 
Yo también soy "casi", como PAL, de la generación de los 80. (Es decir, que nací un poco antes de que comenzara esa década), pero no he sido nunca muy creyente, y desde hace un tiempo me gradué de atea. Sin embargo, como Ginger, hago algunas excepciones y siempre que puedo, el 1º de agosto, voy a la Romería a Cartago, que no es taaan larga como la de Luján pero tiene lo suyo. Claro, que yo la hago porque me encanta caminar.
También le pedía favores a San Judas Tadeo porque es el nombre del que fue mi colegio, pero el año pasado me quedó mal. No le vuelvo a rezar. Veré que tal es San Expedito. AH! Y Santa Apolonia, patrona de los dientes, porque yo primero muerta que con caries.
 
Por cierto, la idea de Sonia está "bárbara", sería muy bueno dedicarle un día a alguna persona solitaria y necesitada.
 
Yo no he abierto franquicias, hija.
 
¿Cómo es que son todos ateos pero se la pasan rezando?
 
No tengas dudas que lo mío es de bocona, Inte. Pero me gustó eso de que mis promesas las cumpla mi hijo...¡uy, las cosas que se me ocurren!

Pero hubieras tenido la iglesia llena de fieles, Big. Si vos te hacés cura, yo voy a misa!
 
No tengas dudas que lo mío es de bocona, Inte. Pero me gustó eso de que mis promesas las cumpla mi hijo...¡uy, las cosas que se me ocurren!

Pero hubieras tenido la iglesia llena de fieles, Big. Si vos te hacés cura, yo voy a misa!
 
¿Santa Polonia patrona de los dientes? A esa le voy a rezar para no soñar más que se me caen!!


Entonces te están jodiendo, Dios. Yo que vos pongo un cartel en el cielo que diga: "Si extraños le piden diezmo en mi nombre, no conteste, son inescrupulosos que quieren quedarse con su fe"
 
¿Quién habló de rezar Teta? Esto vendría a ser algo así como el Mercado del Trueque.
 
acá tienen una persona solitaria y necesitada! quien me dedica un dìa?
 
¡Yo, Big, yo!. Te dedico el día y vos me llevas a pasear, a comer, al shopping...
 
elTeta: milagro?
 
Ginger, hoy le di 15 km en un dia soleado espectacular. Te espero!
 
Ginger!!!60 km????Y los hacés todos de corrido? Y no te acompaña nadie? y estás entrenada? y usas championes (zapatillas en uruguayo) adecuados?
ay nena, no te me quedes en el camino ahora que te conocí!!!
 
Mi madre una vez prometió que si yo me salvaba de la colimba "íbamos" caminando hasta la Virgen del Challao.

Obviamente me negué hasta que la vi llorar a mares, ese dia fuí al Challao a gamba con 19 años y dos condiciones.

1) Íbamos los dos solos
2) De ahí nos ibamos a una parrilla.

Tengo gratísimos recuerdos de esa caminata, que realizaba habitualmente entrenando, con mi equipo de rugby; pero que me negaba a hacer con mi vieja por militar mi revolución.

Ginger si me invitás voy, pasamos por Ituzaingo, garroneamos unos mates y nos comemos una parrilla en Luján. Y le rezamos a la Virgen muy devotamente para que perdone nuestra incredulidad.
 
yo tengo un ojo pa elegir, allá eran 60 km a lujan, aqui son 100 del camino de santiago, menos mal que yo evito los intermediarios y hablo de una con el jefe,
además, apoyo la moción de ser solidario antes de portador de callos plantales
 
Se hace todo de corrido, Laura. No me acompaña nadie conocido, a menos que Angel Gris se venga en serio, pero a la caminata va alrededor de un millón de personas. No estoy entrenada (relativamente, porque camino muchísimo todos los días) y usaré el único par de zapatillas que tengo.
Y si me pierdo tiren flores por mi memoria en la Autopista del Oeste.
 
Angel, yo sería feliz si vos vinieras conmigo, así que prepará el bolsito y venite. Se hace el 30 de septiembre.
Yo también tengo recuerdos muy lindos de la primera vez que fuí.(en ese caso me acompañaron el primo de mi marido y la esposa). A las cinco de la tarde paramos en Morón a tomar té con pizza, a la medianoche comimos choripán en la ruta y a la madrugada entramos en una de las carpas de la Cruz Roja para que un kinesiólogo nos descontracture un poco. Tanto gritaba yo cuando el tipo me sacaba los nudos de la espalda, que la gente paraba a ver a quién estaban acuchillando.
 
¡Tengo una réplica de un Santiago de Compostela que me regaló un amigo que hizo la caminata, Clari! Pero hacerla yo, esa sí que ni a palos.
 
Vamos! cuando gustes!
 
Laura cr, yo no nací en los ochenta! en los 80tas fuí adolescente y me integré al mundo con dictadura y yupis... tenía que confesarlo. Ahora me siento mejor.(ya sé que no le importa a nadie, pero no soy capaz de mentir ni en interné)
 
Ginger, decile al cura que más sacrificio personal que limpiarle el culo a un viejo gratis, no es ir caminando a Luján.

Lo que pasa, es que la iglesia organiza este tipo de ventos para hacer marketing, nada más y el único costo son las ampollas de los caminantes.
Dejate de joder!
Venite caminando a mi casa por el camino del Buen Ayre que yo te espero con una torta. Y si querés, también con la vela encima de la torta.

Queres hacer un sacrificio personal?
NO HABLES POR UN DIA ENTERO! Vas a ver lo que es un sacrificio!Después me contás adonde te salieron las ampollas.
Besotes
 
Big, usted sabe que mi corazón virtual es suyo. Gusto siempre.
 
Acá nos importa todo, Pal. ¡Sinó no tenemos que cosa criticar!
(A mi me pasó lo mismo, así que debemos andar por la misma década)
 
Listo Sonia. Cambio Lujan por Ituzaingó. La torta que sea de coco, please.
 
Hecho!
San Expedito va a estar recontento!Vas a ver.
 
Contento no sé, pero que se va a tapar los oídos para no escucharnos, seguro.

Este mensaje es para la SEÑORA TIA GANGA, quiero recordarle que aún no cumplió la promesa que me hizo hace unos días. (no, no se tiene que venir caminando a Buenos Aires, ya se van a enterar)

Bigjim, sepa que el próximo post me lo inspiró usted (y que escribiré mañana porque ahora me voy a Easy)

 
Debés creer más de lo que vos misma pensás. Yo tengo la estampita de San Expedito y nunca me dio bola, se ve que lo tuyo salió del corazón.
Me quedo leyéndote.
Besos
 
Yo fui católica y fui budista, mis "padres adoptivos" que elegí en la vida son de origen judío, opto por no poner la fe a plazo fijo en ninguna parte, no "creo" ni en Lacan ni en Freud tampoco pese a lo que muchos pudieran creer que creo (ja!).
Ahora soy mariposa y me encanta andar en tren y en bicicleta, y cuando me muera van a ponerme un epitafio gracioso para que la gente se siga riendo aún conmigo hecha polvo.

Padecer (sea por caminar, peregrinar, pedir, rogar, etc.) no es mi modus operandi para lograr cosas mediante entidades inmateriales exteriores a mi propia existencia -porque las considero exteriores a la misma.

Y no soy anarquista porque todavía no me convencieron, pero casi.
(Angel Gris, no leas).
 
Si querés te acompaño, pero en calidad de coach.
Voy sentado en un carrito (tirado vor vos, por supuesto) y te grito desde atrás instrucciones en altavoz:
-Vamos nena, más velocidad. Levante esas rodillas!
 
La verdad Alex, es que nunca más le pedí nada a San Expedito, pero por las dudas sigue pegado en la heladera. Gracias por quedarte.
 
Es que yo, si pienso medio minuto, definitivamente no creo en nada Bater. Es un poco lo que dije en el texto, ni siquiera hice una promesa, sinó que empeñé mi palabra ante otro. Y mi problema siempre será el exceso de responsabilidad.
 
¡ya lo tengo Anony!, nos vamos los dos en sidecar!
 
Buter: Si Ud. supiera lo cerca que estamos. Yo llegué a lo que soy buscando el anarquismo.
Otro dia nos hacemos una procesión y lo charlamos tranqüilamente.

Ginger: Gracia por emprestar los comments para hablar cosas que no tienen un catzo que ver con tus post. Eso solo sucede en blogs grossssos.-
 
Ginger, antes que nada la TIA GANGA todavia es SEÑORITA y en edad de merecer.

Lo prometido llegará en estos días, es que estuve a mil con el laburo. (en serio trabajo!)Busco infructuosamente un turista extranjero con muchos euros (en lo posible en las últimas de su vida) pero todavia no lo encuentro.
 
Me sumo al Angel. Tambien llegué a lo que (sea que) soy buscando el anarquismo.
Qué sean tres cafeses.
 
Angelito, si algo me caracterizó en los comentarios, es hablar siempre de cosas que no tenían nada que ver con el texo. Haga nomás amigo, que está en su casa.
 
¿Señorita?. Brillante oportunidad para presentarte a Anony, Tía, que también es señorito.
 
Yo llegué a lo que soy buscando dinero. O sea, soy una materialista.
 
Publicar un comentario



<< volver al blog