Siempre hay alguien que está peor.


octubre 04, 2006

Promoción ´81

El próximo sábado 14 estaré de fiesta. No es un casamiento, un cumpleaños ni un bautismo. Es el día que eligió mi colegio para recordar que este año se cumplen 25 desde que terminé la secundaria. La invitación llegó en un sobre amarillo con el Escudo Nacional y en el interior, una nota que decía: "Te invitamos a revivir todos los gratos momentos pasados en nuestra escuela. Por eso te convocamos a reunirte con tus compañeros y amigos, ya que cumplen sus BODAS DE PLATA de egreso". Y abajo estaba la lista con nuestros nombres.
Cualquier otra promoción seguramente se emocionaría al leer el apellido de quienes no han visto en mucho tiempo, y no faltará el que se diga "Mirá: ¡Rodrigo Perez! ¿seguirá gordo como siempre?". Debo confesar que a nosotros no nos ocurre, porque a pesar de la distancia, nos seguimos viendo una vez al año. Sin embargo, este es un encuentro especial: viene acompañado con acto solemne. Y por tal razón se nos encargó la confección de un discurso alegórico. A fin de hacer mi aporte, comencé a robar ideas ajenas. Leí viejos textos, busqué alegorías y terminé pidiendo ayuda a mi amigo Teta y a mi amiga Sonia, quienes generosamente contribuyeron a la redacción del mismo.
Lo que sigue, es el texto que leeré esa noche:

Parece mentira. Ya han pasado 25 años (a Mónica sí se le notan).
Estas aulas nos han visto jovenes, vigorosos... y mirennos ahora: arrugados, panzones, hechos pelota.
Esos pupitres que en aquel momento nos parecían antiquísimos, hoy hacen juego con nuestros bastones.
Esos baños, testigos silenciosos de los cigarrillos que fumabamos a escondidas tienen ya sensores de humo que se la pasan chillando.
Todos recordaran, excepto Silvia, Andrés y Sergio que padecen Alzheimer, las tardes de reunión donde nos proponíamos ser mejores alumnos, buscando la forma de copiar en las pruebas de geografía. ¿A vos Jackie te dura el machete o son várices?.
¡Y cuán útil fue para nuestras vidas aprender taquigrafía!.
No olvidemos a quienes ya no están. Recordemos con especial afecto a los que nos abandonaron para ir a Europa y vivir como reyes manejando BMW y veraneando en Marbella y que ojalá los parta un rayo.
Querido colegio: hoy vinimos hasta aquí a decirte que no es casual que seamos los que hoy somos. Es TU culpa, y esperamos que respondas por ello.
Por eso, quiero pedir para tí un fuerte aplauso de pie (los que todavía puedan pararse, claro).

Seguro que terminan todos emocionados con este discurso.


Comentarios:
Llevá casco.
O cascote.
 
¿Porqué? ¿No te parece emotivo? Sí, tenés razón, eso del baño es medio fuerte.
 
nena, a mi me invitaron el año pasado, no fuí por dos motivos, primero estaba a 12000 kmts. me quedaba un poco palka(rajo) pero el principal fué que durante los 5 años que estuve compartiendo clases con esos h d p engreídos y mal llevados, no me dieron 5 de queso, así que 25 años después se pueden ir donde mejor les convenga y que se dejen de invitaciones emotivas.
he dicho!!!
 
ojo, no soy rencorosa, pero no me olvido
(guachos de cuarta,ojalá le salgan hemorroides y tengan que vivir de parados)
 
Clari, si hay algo que nos caracteriza a los de mi promociòn, es que màs que compañeros fuimos y somos amigos. Yo tuve un curso de esos que no se olvidan nunca.
 
Perdòn, hay uno al que le deseo lo mismo que vos, pero uno solito. (nunca falta, viò?)
 
Mortal...Yo no voy ni loca, porque entre otras desgracias, todos me reconocen pero yo a ellos no!
Ginger, ya te pedí perdón en el post anterior...
Será necesario que lo haga en los 30 siguientes?
 
Buenísimo el texto. Tomá tus pastillas del Alzheimer para que no se te olvide llevarlo.
 
Es más, yo no fuí. Claro que tenía la chiva de estar en Europa (donde estará el BMW que me toca?).
Pero yo no tuve un curso como el tuyo, y los 80 fueron duros, duros... sin embargo, me inpiré y les voy a mandar un mail a mis 2 amigas del Liceo, a las que quiero mucho...
Tu discurso me parece fantástico, breve pero al callo. A mi me haría llorar a gritos, más gritos que llanto, creo yo.

Besitos y muuuucha suerte.
 
Loreta, me doy por recontra felicitada y te recontra agradezco.
No, no dejes de ir a las reuniones de colegio, sobre todo si no tuviste problemas con tus compañeras. Revivir las pavadas que una hizo de adolescente es lo más divertido que hay (y de paso, entendés porqué todavía no asesinaste a un hijo).
 
Gracias José. Por las dudas, se lo mandé a una compañera para que lo imprima y lo tenga, no vaya a ser cosa que yo me lo deje en casa!.
 
Pal, ahora que decis gritar y llorar, me pasó una cosa graciosísima: anoche lo reenvié a una de mis compañeras, aclarandole que era una broma, que el verdadero discurso lo escribiría después. Esta mañana me contesta que por favor lo amplíe, que leamos esto EN SERIO, porque se van a morir todos de risa. Yo le contesté que lo hago, si lo lee ella y se lo atribuye como propio, porque pretendo seguir teniendo amigos, viste?
 
Juaaaaa !!
Yo soy FANATICA MALLLL de Joaquín Sabina, asi que este post me hizo acordar al "Blues de lo que pasa en mi escalera".

Va un pedacito (aunque la letra entera está buena, no tiene desperdicio):

...
La más maciza de mi clase (¡que cintura!)
cotiza la hermosura
y, a sus cuarenta y pico otoños,
hasta el moño
del genio del marido,
huyó con otro menos aburrido.
Tanto ha prosperado que un Jaguar ha estrenado
el mismo día
en que la divorció de la utopía
un talón con seis ceros que le había
firmado un diputado.

Y sin dejar de ser la seductora
bruja que escondía
bajo la falda una calculadora.

Y yo pobre mortal,
que no he gozado sus caderas,
a mis cuarenta y pocos
tacos,
ya ves tú,
igual
sigo de flaco,
igual de calavera,
igual que antes de loco
por cantar,
por cantar el blues
de lo que pasa en mi escalera.
...
 
Oia!, nunca escuché ese tema de Sabina. Ahora busco la letra completa en el google, porque nos puede servir para poner como fondo musical. ¡Qué bueno, gracias!
 
Mi problema es que no tengo que revivir las cosas que hacía en mi adolescencia, yo sigo haciendo esas mismas cosas.
¡Soy Peter Pan!
 
¡Yo también Teta!. Con decirte que para mí, mis compañeros todavía son "los chicos"
 
Eso, eso y, además avisá que ya cursaste carta documento para que se hagan cargo de los daños y perjuicios que te ocasionó recibirte en tan noble institución.

Besos y bogas.
 
El juicio lo está iniciando mi marido, Dudis. Al colegio y a mis padres. Dice que lo estafaron.
 
Parece que todos hemos ido al mismo colegio! O tal vez, era la educación de entonces que nos convirtió en esto que somos ahora.
Las escuelas nos convirtieron en viejos!!!!!!!
 
Eso!. En viejos chotos encima. Porque hay otras que te convierten en viejo, pero millonario.
 
ilusiones Ginger. Mi sobrino fué a un determinado colegio, porque su papá, mi cunhado, pensó así y ahora dice que le sirvió pa´conocer de cerca a la gente que hereda el país (Chile, en este caso). Lo que es él... un chico estupendo con muy buena educación... gracias. Reconozco que esto último ya es algo.
 
no no no no, viejos nos vuelve el tiempo. Chotos nos volvemos nosotros mismos!
Y además ud es joven!
 
Big, joven me dijo a mí o a Ginger?
Aclárese.
 
Nosotros salimos educaditos, Pal. Brutos pero educaditos.

Big, no me tire la ilusión de culpar a alguien por mi chotez, quiere?

Sonia, vos tenés várices. Lo de jóven es para mí.
 
Ginger: vos tenés juanetes y gota. Ves? yo soy más jóven!
 
pero y cuanto pesan? (digo, así les sirvo de árbitro, es por ayudar)
 
Pal, medimos las dos iguales, pero yo peso como 10 kilos menos. Además ella se está quedando pelada.
 
OK ganó Gin. No haré más comentarios, y a-ho-rren-nos otros detalles. Plis!
 
Pal: ella calza 45 y yo 37.
SOY MAS FINA.
 
45 no. Pero casi.
 
No, si finas son las dos, casi casi...delicadas diría yo.
 
JUAAAAAAAAAAAAAAAAA! Mortal el discurso, se van a cagar de risaaaaaaaaaaa! Eso si, llevate los anteojos porque viste como nos agarra la miopia a nuestra edad :-)
 
Dos cosas no puedo olvidarme, Barluz: los anteojos y los dientes postizos. ¡Imaginate que me ría y se me vean las ventanitas!
 
Hola, tarde pero seguro. Ja, ja, ja, genial tu discurso!!. No me imagino como podria ser "reordar losgratos momentos delpasado". Es que yo..como Clari, igualito, igualito, no es que ibas al Nacional Manuel Belgrano de Merlo?
Ah! y quiero mi BMW!, donde esta?
 
¡yo también quiero un BMW, Betibú! El que lo encuentra primero se lo queda!
 
Publicar un comentario



<< volver al blog