Siempre hay alguien que está peor.


noviembre 21, 2006

Hogar, dulce hogar

La cosa es así: estamos remodelando un departamento al que nos iremos a vivir ni bien esté terminado. Se supone que debe ser lindo arreglar algo con nuestro gusto, sobre todo tratandose de la casa que nos albergará. Sí y no. Más no que sí. Pocas cosas son más estresantes para mí que estas. No se trata sólo de elegir el color de las paredes o los sanitarios para el baño. Acá hay que pensar. O sea, pensar por ejemplo que los cerámicos para el piso de la cocina deben ser oscuros, porque se nota menos la mugre y además llevan pastina gris, la blanca se mancha y es imposible sacarla. Pensar que el baño es chico y no entra el canasto para la ropa sucia, ¿adonde lo ponemos entonces?. Además está el hecho de mi escasa imaginación a futuro. Me resisto por todos los medios posibles a ver como avanza la construcción, y mi marido me obliga de todas las maneras existentes a ir. Donde hay un rectángulo con paredes picadas, él ve una cocina completa. Yo llego hasta la bolsa de cemento. Sin embargo siempre encuentra la excusa justa para llevarme. Cuando no se trata de la ubicación de los toma corrientes, es la conexión para el lavarropas, y así hasta el infinito. Y yo vuelvo cada vez más amargada.
El arquitecto Rodolfo Livingston, entre otros muchos libros que publicó, escribió uno llamado "Cirugía de Casas" donde describe de manera inapelable a personas como yo. Hace mucho que lo leí y no recuerdo las palabras textuales, sin embargo decía algo así:

"La mayor manifestación de ansiedad se puede observar en propietarios que deciden construir o remodelar una vivienda. Los albañiles, plomeros, electricistas, ceramistas y ni que decir del arquitecto, son víctimas de esta constante tortura ansiolítica. El dueño no se conforma con la visita diaria que religiosamente lleva a cabo en la obra, además incluye la dominguera a la que va acompañado siempre por un amigo que, nunca falla, deberá reunir la característica de "pinchaglobos". Así, a la inseguridad propia de quien construye, se suman los malos presagios ajenos. Todo empieza con

a) La ubicación de la vivienda.

Pinchaglobos: - ¿Acá compraste?. Erraste che. Mucho tránsito
Dueño: - ¡Pero si la ubicación es buenísima! Tenemos transportes para el centro, para el sur, para el norte...
P: - Ja!, contámela cuando los ruidos no te dejen dormir.

b) La obra en sí misma. (las paredes están sólo con revoque grueso, es decir, gris plomo)

P: - Che, este ambiente es muy oscuro, te convendría agrandar la ventana.
D: - ¿Te parece?, mirá que el ventanal es de pared a pared, ¿dónde querés que ponga otra?
P: - Ah, no sé. Yo estudié farmacia, no arquitectura.

c) El baño

P: - A ver... prestame la cinta métrica... No. No hay caso. Acá no entra el vanitory que elegiste.
D: - Justamente, cuando lo fuimos a comprar tomamos la distancia entre la puerta y la bañadera...
P: - Después no te quejes. Acá van a pasar de costado. Yo te aviso.

d) Los dormitorios

P: - ¿Ese color eligió Gonzalo? Achica la pieza.
D: - Pero tiene mucha iluminación. Fijate que recibe luz solar todo el día...
P: - Ah sí? ¿y los días que está nublado?

e) Los muebles.

P: - ¿Los sillones al lado de la ventana?. Son blancos, se te van a ensuciar de tierra todo el tiempo
D: Bueno... los lavo...
P: - ¿Vos sabés lo que sale lavar sillones? Te conviene retapizarlos.
D: - ¿Vos decís...?

Lunes 7:00 A.M.
D: - ¡¡¡¡ARQUITEEEEECTOOOOO!!!

Exactamente así es mi situación por estos días. ¿Ahora les queda claro muchas cosas?. Bueno, para que lo sepan.




Comentarios:
La pincha globos ¿vendrias a ser vos?... ¡Pooobre tu marido!... yo pase por lo mismo, pero sumada a mi mujer estaba mi suegra.
 
No Inte, yo soy la insegura. El pinchaglobos siempre es el primo de mi marido.
 
Ay, Ginger. Fui tan pero tan feliz cuando construí mi casa que intento pero no te entiendo. Sábados y domingos me ponía la "ropa de obra" y hacía de peón albañil: acarreaba ladrillos, paleaba mezcla, instalé caños de agua, luz y gas, ¡volteé paredes a mazazo limpio!, piqué cascotes y no te puedo explicar cómo lo disfruté. Tanto que pensé seriamente en pasarme a arquitectura (lástima que soy negada para el dibujo, para las matemáticas, no tengo capacidad para entender la física y varios etc...)
 
creo que bajo ninguna razón querria pasar por ese stress! tuve un año a mi jefa contandome como se hacia una casa en un country (cosa que yo jamas de los jamases llegare a poder hacer, por la guita obvioo) asi que me amargue con solo escucharla como se peleaba con el arquitecto y toda la troupe del arquitecto. Prefiero comprar asi todo armadito y listo. Me conformo con poco vio?.
Eso si, si debería comprar algo nuevo. En uso con la gente metida ahi y con sus muebles y su vida en cada rincón creo que también seria un stress emocional dificil de tragar.
Masi me quedo en mi casa y con el tren que pasa por enfrente y listo! beso
 
Cris, acá no hay nada que yo pueda hacer que sepa. Pero sí tengo trabajo en esta casa: ya gasté una fortuna en elementos para lijar y todavía no logré cambiar el color de los muebles de Julia. También tengo que arreglar una puerta-mosquitero y me clavé todos los alambrecitos en los dedos. Necesito emparchar una pared que tiene un agujero grande donde antes tenía un soporte... ¿querés que siga?
 
Imaginate Cyn que lo mío es sólo una modificación (baño y cocina), el resto se trata de pintar y plastificar. Si tuviera que hacer una casa de cero, directamente me internan.
 
Ay, si alguna vez abro un blog (tal vez en 2007) haré un post de esa gente: "mirá Luis, abrí un negocio...y Luis: Uy! Ya hay demasiadas tabernas, no sabés?, qué metida de pata!!"

O:

-Vieras que estoy jalando (noviando) con Javier Palma....
-Cuidado, todos saben que ese hombre se burla de todas!

-Comencé a trabajar en el periódico La Nación..
-Ay, pobre, don Eduardo el jefe es un loco, ahorita te está gritando y humillando como nadie, pobre!!

Y si una mujer hace como Sonia, que tuvo un hijo luego de mucho tiempo, le dirán:

-Ay, pero fue con o sin querer que se embarazó? Qué embarcada!! Volver a cambiar pañales y pasar malas noches cuando ya hace tiempo se había olvidado de eso!!

¿Dónde está Bush cuando se le necesita?????
 
Y vos te quejas?
Cuando yo me vine a vivir a Ituzaingó, muy contenta con la elección, traje a mi mamá para que conociera mi nueva casa y su expresión fué: "te viniste a vivir a una villa miseria. Está lejos de todo y hay calles de tierra por todos lados". Aún hoy, cuando viene a Argentina, sigue expresando lo mismo pero agrega: "Todo está compuesto por villas miserias en este país!".

Mi mamá no es pinchaglobos, es CAGACAZZO!
 
Los cerámicos oscuros en el piso de la cocina muestran más la mugre, las miguitas, las pelusas y las gotitas que saltan cuando lavás los platos... yo te aviso. Después no te quejes... buajjjjjjjjjjjjjjjjjajaa

Besos y planos.
 
Pero Ginger!!!!
si está clarísimo que cuando uno se muda, tiene que mudar también de amigos y parientes! Es la garantía para que no te opinen sobre todo...Por otra parte, te iba a preguntar si el primo de tu marido es uruguayo, porque es una caracterísitica bien oriental la opinología...
En fin...Calma, mucha calma y sino como dice Duda, Nervocalm por kilos.
 
igual te confieso que estoy intentando hace un tiempo que en mi casa vuelvan a pintar. con lo loca histerica que soy voy entendiendo porque mi marido no me da bola.
 
Ay, cyn ¿Dónde vivís? Yo también quiero pintar. Yo te ayudo a vos y vos me ayudás a mí, ¿dale?
Total, si sos loca e histérica nos vamos a llevar bien.

Besos y brochas.
 
No te preocupes tanto por la casa, Gin. Si en cualquier momento los chicos se te casan y se van a vivir a otro lado.

Suerte con los arreglos.
 
Laura c-r, nadie se salva de un pinchaglobos. Pero nadie. Y lo peor es que los tipos te lo dicen tan seriamente que a una primero le da bronca, pero después te entra la duda.
 
Sony, a tu mamá la podemos juntar con mi suegra. Cuando le comentamos cual departamento compraríamos (ella lo conocía desde hace muchos años) lo primero que dijo fue: "¿ese?. No tiene balcón para poner plantas".
 
Callate, Dudis, querés?. Escuchá esto: hoy me dice mi marido: "mañana vamos al departamento porque el ceramista está poniendo la pared de la cocina. A ver si te gusta". Yo lo quedé mirando y después pensé: Y si no me gusta que hago? ¿me pego un tiro?. Porque ahora no puedo cambiar...
 
Cano, este es bien porteño, pero te juro que en los años que lo conozco, jamás lo escuché decir "che, que bueno lo que hiciste". Siempre encontró algo para criticar. Y le podés demostrar que está equivocado, que el tipo seguirá insistiendo en que tiene razón.
Decí que es una persona sumamente generosa en muchos otros aspectos, que sino, ya le hubiera bajado los dientes.
 
Cyn, hasta ahora todas las casas en las que viví, fueron pintadas exclusivamente por mí. Y cuando te digo que las pinté yo, soy yo sola. Pero ahora estoy mayor, así que Duda, ni sueñes con que vaya a tu casa.
 
A esta altura Teta, no veo la hora que se vayan. ¡¡Podrida estoy, podrida!!
 
nena, no te quejes, al menos es tuya y no te lo pasás alquilando, es una porquería, no sos dueño de poner un clavo sin avisar al dueño por escrito primero.
 
En realidad Clari, todavía no es mía. Aún no firmamos la escritura por algunas complicaciones de la parte vendedora. Y después será del banco por 10 años, pero sí, es un logro importante para nosotros que hace 20 años que alquilamos.
 
Todo cuesta en este mundo querida... y al final tendrás casa propia.
Ahora al que no entiendo es a tu marido, si tu no eres buena para esto (yo tampoco) que se dedique solo! que te pregunte cosas puntuales y listo. Y sinó manda a la C. Daae que lo ve todo con optimismo...
tu piensa en las cortinas...

Oye, y lo de los muebles de tu hija, el otro día renové una mesa(NUNCAMÀSLOHAGO), y el tipo de la tienda me dijo que si no resulta la lija, se "banha" el mueble con "Laugen= base". Base es el jabón, por ejemplo. Si preguntas seguro te dirán a que se refería el que me asesoró.
 
Ahora entiendo porque muchos amigos mios que estudiaron arquitortura se dedicaron a otras cosas... a los pinchaglobos no los escuches, ya tendras bastante en que preocuparte cuando estes mudandote.
 
Pal, mi marido quiere que "compartamos" el progreso de la casa. Fijate que fuimos juntos a comprar los materiales y me dejó elegir todo, sólo pidió un color determinado para las paredes del living que además también me gusta a mí. Y ni a palos la mando a la Daae, a ver si después de conocerla, este hombre me deja acá y se va solo!.
Con respecto a los muebles, no puedo usar productos químicos porque son laqueados y cualquier solvente ablanda la madera (esto dicho con propiedad porque mi esposo labura en una fábrica que entre otras cosas, elabora pinturas industriales). Ayer compré una lija que se pone en el taladro. Hoy la pruebo, si me quedo sin mesa de luz, mirá Crónica porque voy a salir en la tele: "señora histérica asesina a ferretero".
 
Las mudanzas son una de las cosas mas estressantes de la vida (junto la pérdida de un familiar, con casarse, cambiar de trabajo). No es que sea algo malo, o feo, nada mas te pone los nervios de punta. Asi que lo mejor es tomarlo todo con mas calma.
Cuando construí mi casa, (al mejor estilo Cristina Daae) iba yo a cavar cimientos, lijar maderas y mil etcéteras, suponiendo que esa iba a ser MI casa para toda la vida. Apenas 4 años después me cambié de casa y de ciudad... Y fui a alquilar. Hace unos meses compramos una casa (con hipoteca a 20 años!!) que es viejísima, una casa "chorizo" y las habitaciones que da a la galería... le falta muchísimo para arreglar, pero lo veo como una terapia. Y lo disfruto.
Perdón por el comentario tann largo
 
Nict, yo te juro que no quiero escucharlos, pero ellos insisten. Por supuesto que no les doy pelota, pero terminan amargandote la vida (más).
 
Anaik, a mi me gusta hacer arreglos. De verdad lo digo, pero en este caso tenemos que mudarnos con todo terminado porque es un departamento al que no voy a cambiar la estructura, sinó modernizar baño y cocina (cosas que no podría hacer estando adentro) y el resto son cosas especiales que hay que saber hacer. Por ejemplo pulir y plastificar pisos, o arreglar herrería en ventanas y carpintería en placares. Sumado a esto, también me corren los tiempos, porque debo entregar esta casa donde vivo ahora a fin de año, y yo podría trabajar solamente los fines de semanas, así que hicimos un paquete y encargamos todo a un constructor (que me tiene una santa paciencia, el pobre).
 
Ginger: mostrale a la vieja que tiene balcón...mostráselo...Y EMPUJALA!
 
Pero es tercer piso y en el primero hay una galería. Mirá si después queda hecha mierda y me toca cuidarla!
 
entonces muéstrale la vista desde el techo!
Oye, perdona que insista pero mi caso era una mesa de centro, de baja calanha, de pino y barnizada y el tipo era el de la tienda de producto ecológicos (naturistas?) o sea nada de química...de hecho la pinté con aceite de naranja y la selle con cera de, ponle, abejas! (NUNCAMÀS) Voy a preguntar que fué lo que me dijeron, pero si el producto no existe allá...te mando mail si averiguo más, mejor.
 
Dale!. Esta tarde voy a empezar lijando la parte posterior de la mesa, por si queda mal. Mientras tanto espero tu email. Gracias Pal!
 
se me iba decirte, que tienes un buen marido... esos que comparten son los buenos... pero a veces un poco inchapel... lo sé por experiencia propia.
 
Ginger, si tu marido se enamora de Cristina mejor, así le decís que la lleve a la casa y son dos amas de casa en lugar de una=la mitad del trabajo para vos. Psssst, sugerencia de Sonia, que le pide al marido que se haga de una amante y la lleve a su casa.
 
¿Un poco nomás? Te quedaste corta, Pal.

Laura, si mi marido se enamora de Cristina, primero le bajo todos los dientes, después le hago tragar un kilo de zapallitos con salsa blanca (comida que odia) y por último lo enveneno con mata caracoles.
 
y el martillo bolitas! no te olvides... no yo decía nomás...
 
Jeeee. El arma secreta de Ginger es la amoladora. El martillo bolita es de Duda.

Una cosa muy buena de la nueva vivienda es que no se te van a meter aves extrañas en el patio !!
 
Ginger, mi vida, ¿cuándo me vas a entender que los tipos no se me enamoran? Vos tranquila que no corrés riesgos...

Listo, me voy a llorar a un rincón.
Snif.

Jajajajaja
 
Mirá Anaik, a mí todo me puede pasar. Una vez se me metió un murciélago por la chimenea, pero como no tienen plumas no me dió miedo.

Y soy tan vengativa, Pal, que además de agarrarlo con la amoladora llamo a Duda para que lo reviente a martillazos.
 
Ah, nosé nosé Cris. Vos por las dudas mantenete lejos, ¿querés?
 
Terrible el pinchaglobos, Ginger.

Por otro lado, dicen que cambiarse de casa, junto con tener un hijo o divorciarse, es una de las cosas más estresantes de hay.
Pero yo, que he pasado por las tres, te digo (para animarte) que el divorcio todavía es un poco peor.
 
Pues supongo que armar una casa con cemento y demas es diferente a hacer una con ppiezas lego...n_nU...y creo que en todo caso no seria un pinchaglobos porque no tengo animos de bajar la moral a otros..-_-U
 
Gracias Barbie!, ya tengo una excusa para no darle el divorcio a mi marido!!
 
Muy bien Pyro. La próxima visita de obras te llevo a vos. ¡Y no me vengas con que no podés porque estás en Perú!
 
Claro Barbie...pero por lo menos con el divorcio adelgazás y te ponés hecha un biscuit...En cambio con mudanza! No hay ansiedad que te detenga frente a la heladera...
 
Laura, si vieras mi heladera en este momento... lo único que tiene es aire.
 
Publicar un comentario



<< volver al blog