Siempre hay alguien que está peor.


noviembre 24, 2006

Los Coleros

Nadie está a salvo. Todos hemos padecido en algún momento hacer una cola para pagar algo, realizar un trámite o simplemente esperar el colectivo. Aunque Internet nos dé la posibilidad de disminuir la espera, las colas no desaparecerán, como no desapareció la radio con la llegada de la televisión. Y en ellas se hace presente el mayor abanico de personalidades imaginables.
En los Bancos, las colas son para muchos una suerte de sillón de psicoanalista. Basta prestar un poco de atención a las conversaciones que se generan y uno se puede enterar desde las miserias más espantosas hasta la fecha de casamiento de la señorita que está a dos lugares nuestro.
Los jubilados por ejemplo, las aman aunque digan lo contrario. Allí pueden contarle a un desconocido todos los trabajos que realizaron en su vida, o la profesión de sus hijos y jamás dejarán de lado el insulto al corralito y a Cavallo. La mayoría se queja por sus magros ingresos para terminar diez minutos después confesando que poseen una casita en Mar Azul, o que son dueños de varias propiedades en alquiler. Si bien depende del interlocutor que tengan a su alcance, suelen tener un sexto sentido para ubicarse justo delante o detrás de otro que pacientemente escuche y que desde luego, no podrá meter bocadillo. Porque el jubilado nunca oirá a nadie. ¡Ese es su lugar de confesión, de ninguna manera lo relegará para atender dramas ajenos! su compañero de fila solamente está autorizado a darle la razón. Después están los apurados, que tienen como meta criticar al cajero, a la Institución y al Gobierno, siempre en voz alta para que se enteren todos. Ellos no se dirigen a alguien en especial, le hablan a todos, buscando algún par que apoye su queja aunque en medio haya unas diez personas. Terminan formando una verdadera patota de protesta. Los peores son los "a último momento". Esos que van con una pila de formularios sin completar, y lo hacen cuando les toca su turno. Son tremendamente desordenados y demoran horas en ubicar el cheque que corresponde a cada planilla. Usan el bolígrafo del empleado y se ofenden cuando se les pide celeridad. "Yo hice la cola igual que usted" contestan. Se distinguen porque llevan siempre un maletín vacío en una mano y los papeles en la otra. Rara vez completan el trámite que fueron a realizar, ya que siempre les faltará algo y hasta comprenderlo, discutirán largo rato con el cajero. Buscarán la nómina faltante y volverán, pero sin esperar su turno se pondrán en primer lugar suponiendo que la falta de capacidad para hacer las cosas bien una sola vez, los habilita a saltear a los demás.
A lo largo de todos los años que realizo trámites bancarios, escuché y ví las cosas más insólitas: desde gente protestando porque no está visible el cartel de "No fumar" (aunque nadie lo esté haciendo) hasta parejas ventilando sus intimidades al oído de todos. Como ya sé lo que me espera, antes de ir a un Banco utilizo una norma que jamás violo: me tomo un Lexotanil y parto.


Comentarios:
Lo que sea por un calmante! (?)

Mirá, terminé de rendir y con ello, mi año lectivo(?), ya estoy libre para visitarte...organizate!
 
Por estos días estoy gastando fortunas en calmantes.
Te llamo por teléfono Torín (vengo media complicada porque además de todo el despelote del depto, mañana tengo un cumpleaños de 15 y el próximo fin de semana una fiesta de casamiento).
 
Si algo he sido toda mi vida es "colero". No tanto como me hubiese gustado, pero no me puedo quejar.
 
Angel, tengo la cabeza llena de preguntas, pero te juro que no me animo...
 
Eso pasa mas en los barrios porque en el microcentro nadie habla con nadie en los Bancos y todos andan apurados!
 
están las que alegan hasta llegar a adelante, en donde descubren que siempre falta algo, alegan otravez y terminan llorando frente a todo el mundo, porque no soportan esta mierda de burocracia...
esas son las imprecindibles!
 
Bueno, tambien estamos las AMARGAS.
Pongo una cara de Amarga-maaaalllll que equivale a "te ponés a hablar conmigo y te hago la vivisección con mi mirada de rayos ultrasónicos" y así zafo. Nadie osa conversar conmigo. Pero llegando cerca del cajero sonrío, pestañeo y me acomodo el pelo que me cae en la frente, y ahi me atiende de 10, me contesta todas las preguntas, me da el saldo, resúmen, ultimos movimientos de cuenta... ante la mirada atónita del resto de la cola...
:o)
(No siempre me sale tan bien, en ocasiones mis compañeros de trabajo me dicen que necesito un conteiner de Tranquinal, a veces vuelvo hecha un ovillo de nervios)
 
Es cierto que yo frecuento los bancos de mi barrio, Big, pero me ha tocado una vez depositar en Casa Central del Banco Nación, y adelante mío la señora me relató de manera intachable lo estúpido que era el marido.
 
La lista es larguísima, Pal. Están las que van con bebés que lloran todo el tiempo, los "cuidame el lugar que ya vuelvo"... y así hasta el infinito.
 
Anaik, somos almas gemelas. Yo hago lo mismo, y no sólo en la cola de los Bancos, también con los taxistas, comerciantes, etc.
 
Cada vez que le voy a cobrar la jubilación a mi tía hago lo siguiente:
+ saco numerito
+ chequeo cuántos faltan
+ me voy a dar una vuelta por ahí
+ vuelvo unos 10 números antes
+ me siento con mi block a dibujar o escribir
+ a todo lo que me pregunten/digan contesto con un "mí no habla castiyana", hasta mi hora de pasar a la ventanilla.
 
¿Pero en qué banco te dan numerito, Bater?. En el puto Río, Nación y Francés de Olivos te hacen pararte atrás del último de la fila, como en la escuela!
 
Me encantó lo de "mi no habla castiyana". Ya está anotado para usarse en próximas oportunidades.

... en el Nación de San Vicente (Cba) tampoco hay número, y si te sentás a dibujar te tenés que sentar en el piso y te pasan todos por arriba.
Aparte los Rapipago de mi barrio, deberían llamarse Lentipago, mas bien.
 
Ahhh, otra cosa: yo ya sabía que éramos almas gemelas ;o)
Con lo de los carritos de súper que dan corriente, fanáticas de C.S.I. y otras coincidencias que ahora no me acuerdo.
Besos.
 
El Angel dijo que había sido culero toda la vida,culeado o colero?

Hay un problemita en las letras y justo en esa palabra quedaron como signitos de pregunta...
 
Ja, Ja!! Yo tengo que hacer algunos pagos de mi oficina cada tanto y es cierto, qué horrible!! A mí generalmente me va bien en el banco, pero tengo,por ejemplo, que sacar pasaporte ahora y de sólo pensarlo siento la sangre helada!!!

Y las viejas de las pulperías (supermercados pequeños) de barrio? A partir de cierta hora de la tarde se agrupa el viejerío a entrometerse y taponear la caja. Ayer mismo en la tarde una señora con barbas y bigotes (que se hacía llamar señora)se entrometió en algo que yo hablaba con la cajera. Usualmente soy sonriente y cordial, pero cuando algún desconocido no respeta los límites, la paga. La mandé a tomar estrógenos y adquirir una vida, para que no se metiera en las ajenas.
 
Yo uso auriculares aunque no esté escuchando nada y pongo cara de mucha consentración...igual no siempre sirve...pero casi siempre si.
 
Ginger, vos venís a ser la versión femenina de Roberto Arlt y sus "Aguafuertes porteñas", versión Siglo XXI, claro.

Besos y colas
 
¡Ay Anaik!, ayer estaba enojadísima con los nuevos capítulos de CSI. No sé si cambiaron el autor o qué, pero ya no es mi margarita. Me aburro por la mitad.
 
Justamente esa era la pregunta que me daba miedito hacer, Sonia.
 
SIIIIIIIII, SIIIIIIIIIII, Totalmente Laura!!!!!!!!!. ¿Y las viejas que van a la verdulería y empiezan: "poneme dos manzanitas, no mejor una, no mejor dame naranjas. A ver, esperá, prefiero llevar ciruelas". Un día voy a cometer viejicidio, te juro.
 
Mi mamá (que está medio loca) dice que hay que tener cuidado con los buscaojos.

Los buscaojos son los que hacen el comentario al vacío y después escanean la repercusión. Si en el momento del escaneo los estás mirando cagaste. Desde ese momento te empiezan a hablar a vos.
 
Bueno Cano, pero tu caso es distinto, porque la mayoría de la gente es cholula. ¿Te acordás de la señora que te vió y empezó a criticar a los argentinos cuando estabamos en la feria artesanal?. Todavía me muero de risa cuando lo recuerdo.
 
Gracias Dudis. Bah, no sé si me estás piropeando o mandando al tacho, pero gracias igual.
 
Teta, voy a confesarte que mi mamá es una buscaojos. No puedo explicarte la vergüenza que me hace pasar cuando salimos juntas. Ella quiere que todo el mundo se entere de sus opiniones y yo me hago la que no la conozco.
 
También estan los colados, los que llegan, buscan a un conocido y se cuelan... tan descarados como sinverguenzas... Y si no conocen a nadie en el momento se presentan ante una cara de buena gente y baboso que les deje colarse... eso si, si estoy cerca y lo veo le va a ir de la patada, por COLADO!
 
Nict, ¿en Japón también pasan esas cosas? (de verdad lo pregunto). Además, me da una cosa de emoción que ni te cuento, que alguien esté tan lejos y se tome el trabajo de leer las pavadas que escribo.
 
No Ginger, mirá que en eso no tiene nada que ver la cholulez...Igual te hablan del nieto o de la nuera que es tan mala...que se yo.
Y otra cosa, si hasta ahora Elteta era mi ídolo, ahora lo entiendo todo! Tiene una madre iiiincreíble!
 
alguno de ustedes trabajó de cajero???
yo, si, es imperdible!!!!
 
Hola Ginger!
Mira, mi experiencia es en Guatemala, porque hasta hace 4 meses que yo vivia alla... ahora en japon, la gente es como mas seria, y bueno los cajeros del banco son máquinas!!! si!!! Haces tu transacción de deposito o retiro con una maquina, y hay varias, y claro a veces se hace la cola pero no es de tanto tiempo. Y si necesitas otro tipo de tramite, pues entonces subes a otro nivel y ya te atiende alguien.
 
bueno, los bancos no tienen colas, de esas que si recuerdo en Santiago. Claro los automáticos (donde puedes hacerlo todo, pero que aquí no prenden), y también internet en casa, a parte de los permisos para que te cobren directamente las cortaron... PERO está el correo!!! siiiiii, privatizado y todo es un asco! y los ferrocarriles y la telefónica y sus servicios...y yo como Ginger pensaba que las "viejas coleras" eran lo peor... con los anhos he ido aprendiendo que eso, su actitud en la cola, es una manera de aguantar la sensación de injusticia y de impotencia que te produce estar ahí parada... ahora que se acercan las 401 fistas de diciembre ya me empezó a dar lipidia... y claro, ya sé que voy a alegar hasta por los codos en esas colas!y pensaré en Gin y en todos los que "se las deja floja" mis alegatos... pero me ahorro la plata y el pedazo de higado que gastaría con el tranquilizante.
Como diría Duda: besos y té de tila.
 
No Clari, de cajera no trabajé nunca. Creo que me hubiesen corrido el primer día, con el buen carácter que me caracteriza.
 
Cano, hace unos días le comentaba a Teta que podía darse la oportunidad de pasaramos por Choele en enero, camino a otro lado. Y me dijo "¡Vení a visitarme!, pero para que no pierdan tiempo yo los espero en la ruta y voy corriendo al lado del auto". Todavía me estoy riendo.
 
Nicté, acá también muchas cosas se hacen en las máquinas, pero aún ahí tenés colas. Porque la mayoría de las personas le tienen una suerte de pánico (yo incluída) y aprietan los botones despacito, prueban varias veces, leen todo el menú, llaman a un empleado para que los ayude, etc.
 
¿Te das cuenta Pal? Ni en el primer mundo uno se salva de hacer colas. Hagamos un piquete mundial.
 
-_-U...por fortuno para mi aun no me he visto involucrado en el fascinante mundo de "las colas", los diferentes pagos los hacen mis padres, n_n...y solo hago colas para pagar mi matricula en una academia de ingles pero voy dos dias antes del dia final y no demoro ni 10 minutos porque esta casi vacio; bueno, respondiendo a las peticiones anteriores Gin(disculpa por el exceso de confianza al ponerte diminutivos pero me recuerda a una trago), esta bien, acepto ir a ver la casa y tambien la propuesta de matrimonio pero de forma virtual..n_nU...
 
Ya te va a tocar, Pyro. Nadie se salva de esperar su turno en un Banco, nadie.
Ah, y con lo otro llegaste tarde. Tanto demoraste en aceptarme que ya le ofrecí a otro y dijo que sí. Pero bueno, te tendré en lista de espera.
 
Que cosa mas folklorica que son las colas! Es un momento en el que estas ahi, no podes hacer mas nada que esperar, como si fueras un prisionero, y lo unico que te queda es entretenerte viendo las caras de la gente o ponerte a leer o a charlar, segun tu estilo...
 
Claro Barluz, pero no es lo mismo hacer una cola en Buenos Aires que en Paris. ¡¡yo quiero hacer colas en París mirando la torre Eiffel!!
 
Algún día te voy a contar las cosas que me pasaron en las colas de supermercados.
 
¿Son cochinas, Anony?
 
Publicar un comentario



<< volver al blog