Siempre hay alguien que está peor.


febrero 26, 2007

Fútbol, pasión de mujeres

Los hombres hablan de fútbol con ese tonito tan machista que, suponen, les autoriza el hecho de ser un deporte masculino. Las mujeres no están permitidas cuando ellos se reúnen frente al televisor a insultar al árbitro, al Director Técnico y a los jugadores. Porque la verdadera diversión es esa, el resto del partido es un complemento necesario para que dejen salir al animal que llevan dentro. Ninguno festeja los goles con un aplauso o un simple "muy bien", eso los reduciría a la categoría de putos. Deben demostrar su alegría gritando la mayor cantidad posible de obsenidades y hasta rompiendo algo, increíblemente igual que cuando el gol es en contra. Si alguna fémina tiene la mala idea de hacer un comentario durante el partido, son capaces de recordarle a su madre, a su hermana y hasta a la abuela. Mejor dicho, una parte de la anatomía familiar. Porque las mujeres no sabemos nada de fútbol. Pobres ingenuos.
Nosotras desconocemos valores de pases, nombres de jugadores y reglas deportivas, pero a la hora de defender nuestro club de preferencia, lo hacemos con una pasión que ellos jamás podrán igualar. Sin gritos, sin exclamaciones ostentosas, sin demostraciones pour la galerìe. Nos sale del alma, como todo lo que consideramos nuestro. Es cierto que no le ocurre a todas las mujeres, pero me atrevería a decir en mayor o menor medida, alguna llamita de entusiasmo es inevitable sentir.
Como soy de Racing, mis alegrías son escasas, pero las pocas veces que la Academia gana algún partido, me invade una felicidad comparable a sacar un premio en la lotería. Bueno, las probabilidades son las mismas. No miro fútbol por televisión ni busco las noticias que hablen sobre él, sin embargo estoy al tanto de cada cosa que sucede con el equipo: como salió, quien lo dirige, cuando y donde juega. Es un mecanismo cerebral que adquiere por ósmosis lo que escucho al pasar.
También tengo algunas simpatías que generalmente se relacionan con el lugar donde vivo. Durante años festejaba moderadamente si Platense ganaba, y hasta preguntaba como iba en la tabla de posiciones Unión de Santa Fe. Pero la vida te da sorpresas, y a mí me llevó a vivir a dos cuadras de All Boys. La primera vez que le presté atención fue un sábado por la tarde mientras buscaba la ropa en la azotea. Escuché el aliento de varias voces vivándolo. Me asomé y allí estaba: la cancha, las tribunas, los jugadores. Me quedé mirando hasta que terminó el partido. Supuse que habría ganado porque la gente vestida de blanco y negro cantaba feliz. Después descubrí que no jugaba el campeonato principal, ni siquiera el del ascenso. Los rivales tenían nombres rarísimos como Desamparados, Cambaceres, Comunicaciones. Pero sentí que ya lo quería, y desde entonces mi corazón futbolero es celeste, blanco y negro. Los hinchas no superan los 100 y el equipo es bastante humilde, pero tiene algo que se pierde en los grandes clubes: alma.
Por lo tanto, cuando un señor diga que las mujeres carecemos de conocimientos futboleros, puede tener razón, pero a la hora de sentimientos deportivos, les ganamos por goleada.





Comentarios:
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
a mí lo que me daría mucha pena sería que Angelito de prive de comentar.
 
Jatedejodé con esos equipitos y volvé a hinchar por un grande como Platense.

Si agregás una "e" al final del nombre que aparece arriba, ese soy yo.
 
...
encima aparece en castellano...
 
Justamente Bernardo, mientras escribìa este post pensaba en Angelito, mejor dicho; en los colores por los que irìa pasando su cara a medida que leyera. Esperemos, a ver que pasa.
 
Anony, no necesito que me aclares nada, el ùnico calamar que conozco sos vos.
 
mi dorima dejó de ver fútbol un tiempo por que según él, al lado mio es imposible ver nada, puteo peor que un barrabrava.
Ahora está viendo otra vez, yo me hago la otaria y no digo nada, o me quedo sin partido.
 
El futbol es una de las tantas cosas que no me interesan, sin embargo, también tengo mis favoritos, por ejemplo, en cualquier mundial Argentina (no lo digo por complacencia, mi padre vivió allá y me heredo el gusto) me gusta Batistuta, me admire con Goichochea -portero de argentina en algun mundial- (corrijanme si me equivoco) me cae bien Ronaldiño, y en Europa le voy al Barca o al Juventus. Cabe alclarar que nunca me sentare a ver un partido, eso no es para mi.
 
Clari, los ùnicos partidos que veo de ojito y sòlo un ratito son los de Racing. Indudablemente puteo cuando veo el resultado, asì que directamente prefiero cambiar de canal y ver La Familia Ingals.
 
Es lo que decìa, Nictè. Hay muchas mujeres que no sienten interès por el fùtbol, sin embargo tienen una preferencia por alguien y si gana la alegrìa es autèntica, no como los varoncitos que son unos exitistas.
 
Aguante Guaraní Antonio Franco!! , donde se habrá perdido.
 
Cierto Gin. Y en mi caso odio, pero re odio que los pelotas de los hombres no se interesen en enseñar que pasa en el campo de juego... ah! pero que pregunte mi hijo de 8 años...!!!! imagínate que mi marido ODIA el fútbol, pero acaba de ir a un partido de fútbol con enano, porque, claro, los invitaron a ellos!!! y a mi NO... además hizo al cabro chico del Werder- Bremen, estando el Stuttgart a dos pasos!!!
Yo pienso como tú, aquí soy del Weder- Bremen pero un poco me alegro con el Stuttgart, y le deseo la peste al Bayer- München...
En España estamos con el Barca... y como tengo familia mexicana, allá con el America... y en Argentina... no pienso decir ni pío!... pero claro que tengo equipo... en los mundiales toy frita, porque o Chile no va, o la caga en el primer partido... y los alemanes... esos ganan siempre y claro que me alegro, pero casi no tiene brillo... aclaro que en último mundial estaba con Argentina (que tampoco es que sea de la cola...)
Es raro como funciona el corazón fusbolero... es raro... pero a las mujeres también nos funciona... incluso a las chilenas...
 
Je!
Yo antes era de Boca.
Pero ahora cambié de religión: Me hice fanática hasta las manos de Belgrano de Córdoba (el Pirata cordobés). Mi marido me regaló la camiseta porque ya no aguantaba mas mis súplicas. Dice que le dijo a la empleada: "deme esa que está colgada allá, yo no la quiero ni tocar".
Desde que soy de la B veo y escucho los partidos, y si consigo compañía, voy a la cancha. Al final del campeonato pasado, cuando vino Boca a Córdoba pensando que Belgrano era un trámite, y trajeron toda la pirotecnia porque supuestamente salían campeones... Jeje, esa tarde me quedé afónica de gritar tanto.
 
Inte, en Resistencia habìa un club tipo Guaranì, que tenìa la cancha sobre una calle que salìa directo a la Universidad (no me acuerdo el nombre, pero serán 4 paralelas a Peròn). ¿Te acordás el nombre?. Yo defendìa a ese cuando estaba allà.
 
A eso voy, Pal. Una siempre tiene su corazoncito. Yo tambièn soy del Barça en Europa.
 
Yo tenìa la camiseta de Racing, Anaik. De puro provocadora, la llevaba cada domingo que íbamos a la quinta familiar, donde todos son fanáticos de Boca. Despuès la usè para dormir hasta que un dìa se rompió y con dolor, la tiré. Pero junto con la amoladora, es el regalo que siempre pido de cumpleaños.
 
"Central Norte" Ginger, ahora la cancha esta pegada a la universidad, es mas grande y linda, en la antigua ubicacion del estadio ahora esta la escuela de comercio (edificio nuevo).
Una aclaracion: Central Norte nunca llegó a primera, pero guaraní Antonio Franco si, el equivalente a Guaraní seria Chaco Forever.
 
¡¡¡Central Norte!!!. Gracias Inte.
 
Ah! y por lo del corazón, aclaro que en Chile, en contra de toda mi familia, que es de universidad de Chile, si es que alguna vez les a interesado el fúsbol... yo: soy Colocolina! (si y qué, ah!... )
 
y por lo de la ortografía: H.
Gracias y buenas noches.
 
...
Es cierto.
Desde que se murió el Polaco, y que te mudaste de Vicente Lopez, creo que hemos perdido como el 66,66% de nuestra hinchada...
 
Oia?
Ahora me deja poner el nombre!
 
Mirá... La jabru cuenta que cuando era felíz, salia con un chabón incha del globo. Según contaba, la llevaba a la "popu" en la quema. (todos los sábados, por supuesto) Mi hijo mayor la carga con que ella es de Buracán.

Como ella no es de tu estirpe, dice no saber nada ni interesarle el fulbo. Pero la tiene clara, cruzarse delante del televisor cuando juega el cuervo es "tarjeta roja".
 
Ginger escucheme. Cambiar de equipo es femenino, no se compare con los hombres y menos hablando de sentimientos hacia un club.
Una persona puede cambiar de nombre, de religiòn, de partido polìtico, de nacionalidad, de esposa, de familia y hoy en dìa hasta de sexo. Lo que no cambia jamàs es de equipo. Y mucho menos porque se ha mudado cerca de la cancha. Se lo dice un Racinguista que se criò a cuadras de la cancha de Ferrocarril Oeste, pero que antes de gozar con otros prefiere sufrir con el equipo de sangre.
 
Pal, en mi casa somos todos de cuadros distintos: mi marido fanático de Boca, mi hijo de Velez, mi hija de River y yo de Racing. Así que eso de la tradición familiar futbolera, un cuerno.
 
Verdad Anony, Goyeneche también era de Platense. Y no recuerdo otro. A ver si suman hinchada, negro.
 
Omarcito, no le creas. Puede no saber nada, pero te aseguro que se alegra intimamente cuando gana Huracán, pero no te lo dice.
 
Nanananá Big. Yo no cambié. Soy racinguista de alma, lo que hice fue incorporar. Y eso porque All Boys juega en la B Metropolitana, que si tuviera que enfrentarse a la academia, no dude por quien hincharía.
En realidad, el club del barrio es Comunicaciones (que es de Villa del Parque), porque la cancha de los albinegros está ya en Floresta, pero me dió como ternurita ver tan pocos hinchas, y tan unidos que lo sumé a mis amores.
 
D futbol se tanto como de mujeres(o sea casi casi nada salvo de que una vez al mes son insoportables); pero quizas las mujeres son mas apasionadas que los hombres para la mayoria de cosas.
 
Eso es, Pyro. Nosotras ponemos el corazón en todo.
 
de Platense? Diego Perez, uno que saliò de las huestes de Tinelli.
Volviendo al tema, uno no tiene equipo de nacimiento, equipo de barrio, equipo del marido, equipo que me hago hincha porque son pocos, equipo que me hago hincha porque perdiò la final y me dio làstima, etc.etc.
 
"Uno" es masculino, Big. Nosotras tenemos más capacidad de sentimiento.
 
A BigJim le cuento que mi marido, que es bien hombrecito, también se cambió de equipo. Antes era de River. Ahora es de Instituto Central Córdoba. Y no es el único que conozco que se ha cambiado.(y gracias a Dios se le ocurrió cambiar de equipo y no de sexo!)
Acá en Córdoba es casi imposible ser de un equipo de Buenos Aires. Uno acá ve la luz y las cosas por fin con claridad. No es sólo de mina eso de cambiar de equipo. Es que los equipos del interior le ponen mas huevo al asunto. Acá la tienen que remar muuuchoooo.
 
¡Qué grande Anaik!
 
y hay otrAs que nos gustaría cambiar... (Pin8 fue nombrado "hijo ilustre o algo así por MI equipo... que pena, que vergüenza)... y no podemos, yo siento como tu Big, una es no más y no tengo claro por qué...
 
bueno, gin, con el riesgo de que lo que voy a confesar merme nuestra incipiente y cálida amistad, confieso: soy de independiente de avellaneda, mi marido es de racing, y pese a ello y a nuestro amor por nuestros colores, nuestro mutuo sentimiento sigue sólido. Espero que con nosotras ocurra lo mismo. Yo te sigo queriendo igual.
me perdonás????
 
Me costò pensar en chileno, Pal. Me quedé pensando si hablabas de Pinocho el del cuento. Y bueno, este otro también salió de un cuento, pero de terror.
 
Clari, lo que más me gusta en la vida (futbolera) es la hetereogeneidad (mierda!, està bien dicha semejante palabra?) de hinchas. Sería un embole total que todos fueramos del mismo club. Y en cuanto a ser de Independiente... bueno, nadie es perfecto!
 
Información de actualidad en "Parroquiales" (bueno, en Sé lo que hiciste)
 
està bien, la fidelidad es cosa de hombres
 
a- Ojo con menospreciar a Cambaceres.

b- Los festejos que viste en All Boys habrán sido por algún partido de los Marquessi

c- Gracias Anaik

d- Que te clausuren el blog debe ser lo menos.
 
Acá vengo a solidarizarme con tu lucha, querida Ginger. ¡No pasarán!
(Como usté sabe, yo de fútbol naranja, pero si hay que trompear a los nabos de Blogger le ponemo´ el pecho!)
 
Dios! y todo eso pasa cuando una ya es más grande en lo de los blogs? amenazan y eso...
(una argentina pensando en chileno, juajajaja estoy pa´que cincelen mi nombre en el paso libertadores!!!)
 
Big: JAAAAAAAAAAAAAAA!!
 
Teta, jamás menospreciaría a Cambaceres, para ello debería conocerlo antes.
Ni me digas, que putos los de blogger, que putos.
 
Lo peor es que no sé porqué consideran mi blog como "NO deseado", Cris. Ta bien que yo no escribo muy lindo, pero para semejante calificación?
 
Pal, pensar en chileno no es fácil, pero viste que al final entendí?
 
¿Y por qué no le dejás la barra 'e busqueda y te dejás de macanear?
 
No, el mensaje dice que el robot de Blogger calificò a mi blog como no deseado, pero es posible que haya un error. Tuve que llenar un formulario para que un ser humano semirobot lo desbloquee, pero avisan que tarda una semana. Lo màs probable es que use Biorritmo mientras tanto, si para mañana no funciona, me paso al otro por un tiempito.
 
HAY POST EN BIORRITMO, UNA VEZ SOLUCIONADO EL PROBLEMIIITAAAA, SERAN TRASLADADOS AQUÍ Y CONTINUAREMOS COMO SIEMPRE. TA LUEGO
 
¿Desamparados? Ese equipo es de San Juan y actualmente milita en el torneo argentino a.
Suerte para All Boys , a ver si suben a la b nacional.
 
En Buenos Aires hay otros Desamparados, pero no me acuerdo de que zona es. Esperá que llegue mi marido y te lo confirmo, Alicant.
Gracias por venir.
 
Este post es engañoso. Creo que se termina confundiendo la pasión con el amor.

No soy futbolero apasionado, pero creo que sentir cariño, simpatía o incluso amor no es lo mismo que tener pasión por un equipo.

La pasión es algo que te hace sufrir. Nisiquiera disfrutás cuando vas ganando, es algo que te recorre por adentro.

¿Si se puede cambiar de equipo por una mina? Clarísimo que sí, y mucho más también. Hemos hecho cosas mucho peores que ponernos una mera camiseta para gustarle a una dama a la cual le estábamos tratando de arrimar al bochín. Pero en el fondo, allá donde nadie ve, uno sigue sufriendo por su equipo. Y si prestás mucha atención no vas a escuchar nunca gritar un gol de un cuadro por el cual no sientas esa mezcla de sufrimiento y alegría.

Creo que haciendo esta salvedad para las mujeres es un poco más fácil (no para todas) ponerse otra camiseta que para los hombres (no para todos, es que no me gustan mucho las generalizaciones).

Saludos!
 
Puede ser, nosotras nos ponemos una camiseta encima de otra. Tenemos lugarcito para todos.
En realidad Leandro, me parece que lo mío es un mecanismo de defensa: siendo de Racing, necesito desesperadamente festejar algún triunfo, aunque sea All Boys el que haga los goles.
 
=)
 
Publicar un comentario



<< volver al blog