Siempre hay alguien que está peor.


febrero 18, 2008

Obrigado Brasil (versión ilustrada)

El problema con Brasil es el mismo que con los buenos vinos. Cuando uno empieza a tomarlos no quiere saber más nada con otros de menor calidad.
Pero para que entiendan de qué hablo, mejor empecemos por el principio.

LLegué al aeropuerto de Maceió de muy mal humor. Seis horas de vuelo pensando "ahora se cae, ahora se cae" le quitan la alegría a cualquiera. Y todavía faltaba recorrer 120 Kms por tierra hasta Maragogi.
Todos iban durmiendo menos yo, que no puedo hacerlo en otro lugar que no sea una cama. Primero vi una ruta ondulada con pequeños morros. Después los morros se fueron haciendo grandes y se llenaron de casitas de colores. Un poco más allá empezaron las palmeras y atrás el mar. Turquesa. Plácido. Increíble.
Poco a poco se me fue pasando el enojo y ya estaba completamente feliz cuando llegamos al hotel. Solito, gigante, sobre la playa. Un muchachito espigado nos acompañó hasta la habitación y cuando corrió las cortinas de la ventana empecé a gritar de alegría.


Tuvieron que hacerme entender que aunque en Brasil la gente es libre, correr a la playa en ropa interior no era agradable para la vista de nadie. Ponerme la malla me llevaría sólo dos minutos, que fueron como 15 por la bendita manía que tiene Gingero de llenar de candados la valija. Y entonces sí, me metí de cabeza al agua.


En la arena color manteca de Maragogi no se pueden juntar berberechos. Tampoco caracoles. Y los pies no se hunden. Pero tampoco te quema y el agua es tibia, transparente y tranquila. No se puede barrenar olas porque no hay, pero sí nadar lejos de la costa y mantenerte a flote. Y regresar haciendo la plancha mientras la corriente te devuelve a la playa vacía, sin gente, para vos sola.

Hasta aquí, la parte poética. Ahora va un relato estilo Ginger.
Los primeros días me la pasé tirada abajo de una palmera chupando coco, y eventualmente entrando al mar o a la pileta. No es porque buscara tranquilidad (bueno, eso también), sino porque me insolé de tal manera que mi piel era color rojo tomate, que fue mudando a rosado frutilla mientras los demás se lucían un dorado Caribe.






Al tercer día me llevaron a Galés. Así se llama un lugar que está a seis kilómetros de la costa, mar adentro, donde se formaron gracias a arrecifes de corales, unas especies de piletas con agua transparente (y distintas profundidades) llenas de bichos con escamas conocidos por el nombre de peces que te pasan entre las piernas y creen que uno pretende ser su amigo, cosa que no era mi intención. Vas en unos barquitos muy simpáticos con un instructor que te explica lo que debés hacer, en un portugués tan cerrado que lo único que te queda es confiar en tu sentido común para no ahogarte.








Cuando el ardor me había pasado un poco (sólo un poco) empecé a sumarme a las actividades que ofrecía el hotel. Hice hidru-yimnástica con un morocho que suponía que podían darme las piernas para moverme como él en el agua, bailé samba una noche en la playa hasta caer, pidiendo un pulmotor a los gritos, o por lo menos al Dr. House, comí tanto que dejó de entrarme la ropa que llevé y tomé unas veinticinco caipirinhias, unos ochenta cocos, unas cuarenta y tres cervezas, quince jugos de ananá, algunos cócteles (que no me acuerdo el nombre) y varias cositas más que se me borraron por estar ya en estado de ebriedad cuando las pedí.

Me quedé con ganas de hacer la excursión a la jungla porque no logré que ninguno me acompañe. Ninguno es ninguno, ni familiar ni huesped del hotel. Todos me miraban con pena pensando: "el sol le frió el cerebro. Mirá si me voy a pasar tres horas caminando con este calor, entre tarántulas, barracudas y otras porquerías". Son todos unos tarados. No saben lo que se perdieron.

Acá voy a hacer una aclaración y decir que Guty es un visionario. Efectivamente como lo pronosticó, en este lugar no había señal de celular, el wi-fi no funcionaba y la tele pasaba tres canales: uno que transmitía fútbol todo el día (de equipos brasileros absolutamente desconocidos), otro novelas (¡Me quedé sin saber si Isobel descubría que Francisco la engañaba, en Amor e Intrigas!) y el útlimo era una especie de Crónica pero más sangriento.
Sin embargo, reemplazabamos las horas usadas en tanta tecnología jugando al tenis, o al pool, o simplemente durmiendo en una reposera.




Cuando estaba decidiendo quedarme allí para siempre, llegó la hora de volver. Tuvieron que subirme al micro atada porque no lo lograron de otro modo.
Mi mal humor volvió ni bien pisamos el aeropuerto. Empezando por los 300 Reales que nos cobraron de tasa de embarque ($600 argentinos), siguiendo porque el avión salió con un retraso de dos horas gracias a que no había personal para el trámite de migraciones, y terminando porque una mulata con cara de mala me incautó los bronceadores (Esto es de locos, las leyes aeroportuaria dicen que no se puede subir al avión llevando productos inflamables en bolsos de mano, cosa que tiene cierta lógica. Pero mis pertenencias eran una crema de aloe vera y dos bronceadores a base de agua. Según ella, eso tampoco estaba permitido. Yo preguntaba a los gritos si suponían que iba a secuestrar el avión diciendole al piloto "esto es un secuestro, si no se desvía a Cuba lo embadurno con Hawaiian Tropic!". Pero todo lo que me contestaba era: "vocé no poede". Lo gracioso es que pasando la cinta donde quedaron mis cositas, está el free shop, lugar que puede adquirirse lo mismo e incluso productos más peligrosos y embarcar como si nada).
Gingero se pasó dos horas tratando de hacerme comprender que no era tan importante, pero a mi no me gusta que me obliguen a dejar nada que yo no quiera.


Me quedan muchas cosas por contarles ( y aproximadamente unas 345 fotos más), pero este relato de viaje se volvería muy aburrido.

Sólo permitanme decirles que el lugar es un paraíso, e ir allí es sólo cuestión de proponérselo. ¡Imaginensé que hasta una cara de pescado como yo pudo hacerlo!


Pd: En una próxima entrada voy a contarles porqué a los argentinos no nos quieren en ningún lado, y tienen razón. (también con fotos ilustrativas de denuncia)


Comentarios:
que envidia mas cochina me dio tu viaje, aca ni de casualidad el agua se calienta ( a menos que mearan todos a la vez).
que feo es volver, que feo, sera por eso que duda no vuelve mas?.

( soy maria_dolores, pero esta cosa ahora si me mato, no se como poner nick sin tener ninguna de las huevadas que aca aparecen)
 
Creo que Duda ya volvió, María Dolores, pero no aparece porque está deprimida (justamente por el regreso).

Justamente, la primera vez que fuí a meterme al mar, puse el pie con miedo pensando en encontrarme con agua helada como la nuestra. Y una cosa que me sorprendió fue que a la noche está más caliente que de día (que ya es tibia).
 
Yo te dije Gin, Gin: quien va a Brasil una vez, no quiere ir a ninguna otra parte.
Brasil, además de los brasileños que son encantadores por donde los mires, tiene ese nosequé que queseyo.

El año próximo nos vamos juntas a pasar el carnaval y, para disfrazarnos, llevamos la ropa que usamos todos los dias para limpiar en casa y pe pe pepepepe pe pe pepepepe...
Al pelado y a Gingero, los mandamos a San Clemente del Tuyú.
 
ayyyyyyyy Ginger!!!!! cuando tus vacaciones son tan espectaculares, ¿viste las cosas qe pueden suceder? se produce la metamorfosis, incluso con aquello que nunca nos hubiésemos imaginado.
Por suerte tu nuevo rostro es colorido y el rayado te queda bien.
Bienvenidos!!!!

Goddessa
 
Sony, nosotras dos TENEMOS que organizar un viaje juntas. Lo que nos podemos llegar a divertir, no tiene comparación. (a caraduras y sin miedo al ridículo, no nos gana nadie)
¡Pero solas, sin maridos ni hijos!
 
¿Te parece Goddessa?. A mi me da como que el rayado me hace gorda...
 
Me alegro mucho de que lo hayas pasado bien y de que hayas vuelto... llegué a pensar que habías decidido quedarte allí para siempre... Un beso desde la vieja patria. Laura
 
Así que al final pasaste unas vacaciones bomba y volviste entera.Brasil es maravilloso ,te atienden como a una reina y todos tienen buena onda y el agua ,¡el agua !está como si alguien hubiera prendido el termotanque.Me alegro y que se repita .Besos
 
Es un verdadero paraíso, me muero de envidia cochina, pero bue. En cuanto a ser odiados, lo viví en carne propia, también en brasil,cuando unos compatriotas maltrataban a una moza del lugar, resultado, casi me cago a trompadas con los susodichos, pero como soy grandote desistieron, perdón el vocabulario pero fue así, el dueño del boliche nos invito a cenar agradecido.
 
No se si felicitarte o putearte. Cuando me decida vuelvo.
 
¡Bellíísimo el lugar, qué envidia! Y si quieren Sonia y vos se vienen para acá, que, fuera de lo que dijo el presi, los demás los queremos, jaja. (Y los imitan en los nombres, no sabés cuántas Danielas, Valerias, Camilas y Valentinas han aparecido).

P.D: No soy la de arriba.
 
Laura:

justamente, juro que digo la verdad y Gin no me dejará mentir, hoy, en la hora y media que duró nuestra charla telefónica, mencionamos la posibilidad de conocer Costa Rica e irte a visitar para el estreno de la obra.

O no, Ginger??????
 
Es que si me quedaba, Laura (de España), no iba a poder viajar a Marbella en julio. Por eso volví.
(chiste, no se desmayen que es un chiste).
 
Julieta, entera entera no volví. Anduve dejando pedazos de piel por todos lados (y sigo, lo juro). Me pelé hasta las partes donde no me dió el sol.
 
Analista, yo no me agarré a trompadas con nadie, pero no me faltaron ganas. El jueves llegó un contingente de rosarinos que convirtieron el paraíso en un basural. Pero lo cuento para el fin de semana.
 
Puteame tranquilo, Halle, total yo fuí, leru leru. (Ves? Aquí hay gente de todos lados y que vive en lugares fabulosos. Deberíamos organizar un tour de visita y nadie se queda con las ganas).
 
Sí, Laura. Lo que te dice Sonia abajo es verdad. Vos seguí insistiendo con que vayamos y nosotras cada vez lo tomamos más en serio. Eso sí, conseguinos sponsor que nos paguen el viaje, cuando firmes el contrato para que produzcan tu obra incluí: dos pasajes y estadía Bue/Costa Rica/Bue.
 
No sé si la palabra bienvenida sea adecuada despues de este viaje. Pero me arriesgo a la puteda, poque me da gusto que estés de vuelta.
Aún no has platicado que no hay mejor viagra que las vacaciones en la playa. Al menos a mí me funciona, mi esposa me dice -¿que no tienes algo mejor que hacer, o que?- e invariablente se repite una buena dosis de "o que"
 
Que envidia!! Que fotos!! Que lugar!!
Hermosas vacaciones, como siempre digo, Gingero es un groso, nadie te va a tratar mejor.
Con lo del tenis zafás del wi-fi, bah, no tiene nada que ver una cosa con la otra pero a mi me apasionan por igual :)
Me encantan las fotos de los pececitos entre la gente, que lindo.

PD: existe un canal más sangriento que Crónica!?
 
Tisca, yo sé que voy a desilusionar a varios con esto que voy a contar, pero entre que los primeros días estuve ardida (pero de quemadura de sol) y el resto muerta de cansancio, te juro que la que necesitaba viagra era yo.
Igual, algo hubo, tampoco me voy a ir a 6000 kms. y no dejar mi huella en el lugar...
 
Guty, lo que nos reímos viendo ese canal de noticias, no tiene comparación. Te pasaban asesinatos en vivo y directo (bueno, no es que me causara gracia la gente que moría, sino la forma como lo mostraban). Un día hicieron un lío infernal mostrando la nueva arma de defensa que usaba la policía paulista, que supuestamente paralizaba al delincuente. Era un aerosol que adentro tenía una especie de chicle que le tiraban en la cara al tipo, entonces para demostrarlo usaron a un productor. El tipo se paró, el policía le tiró el coso este y el pobre productor empezó a gritar ¡¡tiene un gusto horrible, tiene un gusto horrible!! escupiendo para todos lados. Todavía me acuerdo y se me caen las lágrimas de la risa.
 
Hola Ginger bienvenida nuevamente!

Que lindas fotos y que ganas de estar ahí.

Por suerte ya me falta poquito a mi también para disfrutar de aguas calidas y palmeras. Espero no despellejarme emulandote.

Saludos desde el culismundis.
 
El lugar se ve precioso!!!... Me alegra que estes casi entera y de vuelta... por fin! (para nosotros que estrañamos tus relatos)
 
Temperita ¿te vas a Brasil? ¿me llevas?.
Esto es en serio, los primeros días ponete protección 40, porque el sol es terrible.
 
Gracias Nicté!. Ojo que también me gustó la nieve en tu ciudad, así que por ahí hago doblete. Una semana en la playa, otra esquiando (si supiera).
 
Graaaande Ginger, que hermoso, que envidioso que me siento.....
Así se tienen que disfrutar las vacaciones, MUY BIEN HECHO!!!
 
Inte, me acordé mucho de vos al regreso, porque el avión hizo una escala para cargar combustible en Puerto Iguazú. Lo bueno fue que vimos las cataratas desde el aire (volando bajo). Ese es un destino próximo que tengo en mi agenda.
 
LO que dice el loguito de la derecha (el que regalo Nicté) y esta cortado por que arriba deberia decir "Diz que até nao é" y abajo "Um mau Blog".
Es un premio que se dan entre los blog brasileros, aunque mucho lo traducen como "Di que este no es un mal blog" , en realidad es "Hasta se diría que no es un mal blog".
 
O mejor "Hasta se diría que no es un Blog Malo"
 
¿Cómo cortado? ¡Yo lo veo completo!
Gracias por la traducción. Y hagánle caso, difundan que este blog es malo pero poquito.
 
HOla Ginger

No,me voy a República Dominicana.

Paisaje similar, más calor, lugareños de igual tinte en la piel.

Ya te contaré a la vuelta.

Gracias por los consejos pero soy mas exagerada que vos uso factor 60 los primeros días.

Igual vengo negra carbón. :-))))
 
Acá estoyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!

El lugar es un despelote, nena. Buena elección. Con respecto a las cosas que tenés que dejar cuando subís a los aviones, no me hablés. Casi me hacen dejar mi portacosméticos pero decí que mi valija estaba cerca y los pude meter dentro de la javali. Si se quedaban con mi maquillaje de Dior, les deviaba el avión a las Fidji.

Besos y regresos
 
mi mas sentido pesame a Gingero. Ese tipo esta muerto lo mandaron al infierno. No se puede creer el tipo programa unas vacaciones de ensueño, lo critican, encima la esposa haciendo papelones en los aeropuertos por que no lee ni un cartelito antes de salir ( no hay un solo aeropuerto del mundo que no diga que no se pueden pasar liquidos ni siquiera agua) lo cual no implica que no es una pelotudez pero la regla existe. Y despues que lo volvio loco por que tiene la certeza que el avion se cae en el medio de la nada despues no se quiere volver. La verdad quiero conocerlo al pobre tipo, llevarlo a una iglesia y hacerlo exorcisar
 
Témpera ¿te vas a Punta Cana asquerosa desgraciada? Con más razón ¡¡llevameeeeeeeee!!
 
Apareciste Dudis!!. ¡Yo quise hacer eso, pasar a la valija los bronceadores pero la negra de porquería no me dejó (porque hacía dos horas que la habian subido al avión, mientras nosotros esperabamos que apareciera algún agente de migraciones).
Ni le mostré mis maquillajes, sólo saqué el bolsito del aloe vera. Lo gracioso fue que mi hijo pasó adelante su mochila con los desodorantes y ni lo pararon. Será de dios, mierda carajo.
 
Torombolo, bien merecido tiene que sea yo su esposa. Hay que tenerle una paciencia de santo cuando se levanta de mal humor, que es todos los días de su vida.
Y cayyyyyyyate que me acuerdo de mi Hawaiian Tropic y mi Banana Bout y me da un infarto, querés.
 
envidia de la mas baja y vil siento!!
 
Ginger no me odies, tengo un boliche ahi asi que voy por trabajo y diversion.

No cualquiera agota sus vacaciones yendo a un lugar así a trabajar...

Puffff

;-P

Pd: cuando quieras vamos juntas pero antes tenes que hacer un juramento (despues en privado te digo en que consiste). Tranquila no duele jajajaja.

Besos
 
Ginger: dos cosas
1- debo confesarte que morí de envidia, que hermoso lugar! Y yo que pensé que estabas en el medio de la selva...
2.- no me llegó tu postal (reclamá en el correo)
PD.: las cremas solares se las tendrias que haber vaciado en la cartera a la empleada del aeropuerto.
 
Si pensabas que iba a mantener esta foto en el anonimato, cagaste...quiero vacaciones!!!
No sé como se linkea desde el coment a un post, pero van a tener que ir a mi blog a verla.
 
Tía Ganga, es justo. Porque vos estás en Bariloche y yo te envidio malsanmente todo el año.
 
Témpera, ¿vos vivís en Río Grande y tenés un negocio en Punta Cana?. Ya te aviso que estás en el podio de los top ten de mis ídolos. Y si encima tenés casa allá, lo conservás por 10 años.
Pd: Me ofrezco a ir como empleada, y te juro lo que vos quieras.
 
Mariel, mandame tu dirección por e-mail y te juro que te mando postal.
La selva estaba, pero nadie quiso acompañarme. Para la próxima les hago firmar un documento que el viaje incluye excursión a la jungla.
 
JAAAAAAJAJA!. Esperá que cuento, Canoura.
Resulta que Laura me regaló una remera con su cara que no me saco jamás, y por supuesto vino conmigo a Brasil. El día que fuimos a Gales mi hija estaba ardida como yo, me la sacó y anduvo buceando con ella puesta. En todas las fotos aparece la cara de Canoura en medio de los bichos de colores. Para verla, vayan a su blog (yo tampoco sé poner links)
http://www.lauracanoura.com.uy
 
Puse mal la dirección de Canoura. Es esta http://www.lauracanoura.com.uy/blog/
 
AYYYYYYYYYYYYYYY!


ps traidora! ahora te gusta más el trópico que los castillos medievales!.... ya vas a ver...
 
AYYYYYYYYYY playa para una sola...
 
No Pal, me gustan todos por igual.
¿Habrá castillos para mí sola? (eso sí, con servicio doméstico incluído. ¿Sabés lo que es limpiar todos los vidrios de las ochocientas mil ventanas que tienen?)
 
AY que lindoo! Veo ese mar, el sol y la praia y me muero de envidia! (aunque yo tambien inevitablemente quede roja tomate con el sol y putee mientras todos disfrutan de su bronceado)
 
Yo envidio con saña a los que tienen piel oscura, Barluz. Sufro, sufro gracias al blanco teta que me caracteriza.
 
Qué bueno comprobar por fotos de los amigos, que algunos lugares existen y no son un invento de los suplementos de turismo!!!

Y también comprobé que el ejercicio no es taaaaaaaan malo!!


XD
 
No, Bater. El ejercicio es buenísimo pero para los otros. A mi que me dejen con mis rollos y celulitis.
 
Bueno, yo en breve me iré dos semanas al Tigre. Hay mosquitos, el agua es marrón, hay barro en vez de arena,..., pero es casi lo mismo. Así que no te envidio para nada.
 
Maestruli ¡No te olvides de vacunarte contra la Fiebre Amarilla!
 
Publicar un comentario



<< volver al blog